Más que glucosa y colesterol en tus análisis de sangre

Análisis clínicos completos

Piensa en tu sangre como un río que recorre tu cuerpo, transportando nutrientes y oxígeno esenciales a tus células mientras elimina los productos de desecho. Al igual que un río, a veces las cosas pueden desequilibrarse y un chequeo ocasional es crucial para garantizar una navegación fluida. Ahí es donde entran los análisis de sangre.

La mayoría de las personas están familiarizadas con el análisis de sangre básico, que generalmente incluyen glucosa y colesterol total. Si bien estos son controles críticos para la diabetes y la salud del corazón, son en realidad sólo la punta del iceberg. Para obtener una imagen verdaderamente completa de su salud, considera agregar un hemograma completo (CBC) y una química sanguínea completa a tu chequeo anual así como al menos una de varias hormonas, la insulina.

¿Por qué ir más allá del análisis de sangre básico?

  • Detección temprana: muchas enfermedades, como la anemia y los problemas hepáticos y renales, a menudo muestran signos sutiles en los análisis de sangre incluso antes de que aparezcan los síntomas. La detección temprana es clave para un tratamiento eficaz y la prevención de complicaciones.
  • Más que números: un hemograma completo (también conocido como biometría hemática) brinda información sobre los glóbulos rojos y blancos, las plaquetas y los niveles de hemoglobina, lo que revela posibles infecciones, problemas de coagulación sanguínea o incluso cánceres. La química sanguínea completa profundiza; analiza electrolitos, enzimas y proteínas, y ofrece una imagen detallada de la función de sus órganos, el estado nutricional y el equilibrio hormonal.
  • Atención personalizada: comprender tus biomarcadores únicos puede guiar a tu médico o nutricionista hacia medidas preventivas personalizadas y planes de tratamiento específicos para tus riesgos de salud y tus antecedentes familiares.

¿Qué hay en el panel ampliado?

Un análisis de sangre completo generalmente incluye, entre otros:

  • Biometría Hemática (CBC): recuento de glóbulos rojos, recuento de glóbulos blancos (con diferencial), recuento de plaquetas, hemoglobina y hematocrito.
  • Química sanguínea 30 elementos (SMAC30): electrolitos (sodio, potasio, calcio, cloruro), pruebas de función hepática (ALT, AST, bilirrubina), pruebas de función renal (creatinina, BUN), azúcar en sangre (glucosa), trigliceridos, colesterol (HDL, LDL, total) y niveles de proteínas (albúmina, globulina).
  • Insulina en suero: un marcador que ayuda a determinar la flexibilidad o el daño metabólico, así como identificar el riesgo de enfermedades crónicas mucho antes que los marcadores utilizados comúnmente.

Recuerda que esta no es una lista exhaustiva y las pruebas específicas pueden variar según su edad, sexo, historial médico y antecedentes familiares. Consulta siempre a tu profesional de la salud con enfoque preventivo y de medicina funcional para determinar el panel más adecuado.

Invirtiendo en tu salud

Si bien un análisis de sangre más completo puede tener un costo ligeramente mayor en comparación con las pruebas básicas, considéralo una inversión en tu salud de mediano y largo plazo. La intervención temprana de posibles problemas de salud puede ahorrarte mucho dinero y dolores de cabeza.

Aquí algunos consejos adicionales:

  • Habla con tu profesional de la salud: coméntale tus antecedentes familiares, cualquier condición de salud existente, medicamentos que tomas y tus inquietudes para personalizar tus análisis de sangre.
  • Se requerirá ayuno: Dependiendo de las pruebas específicas incluidas, puede ser necesario ayunar durante 8 a 12 horas antes de la prueba.
  • Comprende tus resultados: no entres en pánico si un número resulta fuera del rango de referencia. Tu profesional de la salud interpretará los resultados en el contexto de tu salud general, historial médico-nutricional y salud metabólica.

Recuerda que tu sangre es un tesoro de información sobre el funcionamiento interno del cuerpo. Al aprovechar un análisis de sangre completo al menos una vez al año, podrás hacerte mejor cargo de tu salud.

En conclusión, no te conformes sólo con lo básico cuando se trata de tu salud. Ve más allá de la glucosa y el colesterol y haz que un análisis de sangre completo forme parte de tu chequeo de rutina anual. Es una pequeña inversión con recompensas potencialmente grandes para tu bienestar.

Si deseas conocer mas y comenzar a mejorar tu salud desde la raíz, agenda una cita para una evaluación de tu salud metabólica y nutricional.

Referencias

Alpert, J. P., Greiner, K. A., & Hall, S. (2004). Health fair screening: the clinical utility of the comprehensive metabolic profile. FAMILY MEDICINE-KANSAS CITY-, 36(7), 514-519. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15243834/

Bennett, B. J., et al. (2015). Nutrition and the science of disease prevention: a systems approach to support metabolic health. Annals of the New York Academy of Sciences, 1352(1), 1-12. https://doi.org/10.1111/nyas.12945

Moaward, H. (2023). Confused About Your Health? The Answer May Be in Your Blood. Verywell Health. https://www.verywellhealth.com/routine-blood-work-5270745

Seo, I. H., & Lee, Y. J. (2022). Usefulness of complete blood count (CBC) to assess cardiovascular and metabolic diseases in clinical settings: a comprehensive literature review. Biomedicines, 10(11), 2697. https://doi.org/10.3390%2Fbiomedicines10112697

Vogeser, M., et al. (2007). Fasting serum insulin and the homeostasis model of insulin resistance (HOMA-IR) in the monitoring of lifestyle interventions in obese persons. Clinical biochemistry, 40(13-14), 964-968. https://doi.org/10.1016/j.clinbiochem.2007.05.009

Descargo de responsabilidad: esta publicación de blog tiene fines informativos únicamente y no debe interpretarse como un consejo médico. Consulta siempre con tu profesional de la salud antes de realizar cualquier cambio en tu régimen de medicación o alimentación.

Image by Freepik

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *