Por no querer quedar mal con nadie

Peña Nieto ya presentó su propuesta de Reforma Energética. Como parte de su plan para dejar la marca de su gobierno, se animó a hacerle al valiente y al parecer está queriendo lograr lo que los demás no se animaron a hacer o simplemente no consiguieron… o al menos algo cercano a eso.

Peña Nieto ya presentó su propuesta de Reforma Energética. Como parte de su plan para dejar la marca de su gobierno, se animó a hacerle al valiente y al parecer está queriendo lograr lo que los demás no se animaron a hacer o simplemente no consiguieron… o al menos algo cercano a eso.

Reforma Energética

Porque el mismo día que la presentó, su Reforma Energética, por no querer quedar mal con nadie, quedó mal con todos menos con quienes ya lo apoyaban desde antes. No le gustó a la derecha (al PAN), no le gustó a los analistas financieros ni a la opinión internacional y, lo que ya sabíamos de sobra desde antes, no le gustó a la izquierda (PRD) tampoco, y en especial a AMLO.

Lo extraño es que para unos (el PAN y los analistas financieros) se quedó corta, y para otros (las izquierdas) se pasó. Y aquí está el punto ¿cómo puede la misma reforma energética obtener opiniones contrarias al mismo tiempo? La respuesta más simple es: EPN no quiso quedar mal con nadie. O sea, no es tan “aventado” como quiere parecer.

Rescatando ideas del pasado (alegue lo que alegue AMLO, pasado que ya pasó), en lugar de dar a conocer su propuesta de reforma con bases sólidas y más convincentes (sin necesidad de entrar a tecnicismos), EPN basó su discurso en la historia y en que “Lázaro Cárdenas así lo había planeado”. De nuevo, por querer quedar bien con una nación llena de mitos históricos, prefirió querer sonar históricamente heroico a convencer a los mexicanos de que ya no es lo mismo de antes y de que sabe de lo que habla (o de lo que hablan sus asesores).

¿Así cómo no quiere que AMLO sigua manteniendo ilusos a sus seguidores con las historias que les cuenta para que sigan siendo sus idealistas “pejezombies”? Bases como las que EPN da a conocer para soportar sus decisiones dejan mucho que desear y agujeros para que la oposición lo ataque fácilmente.

Al final la Reforma Energética presentada por Peña Nieto, igual que las demás, son solo intentos de comenzar a tapar los agujeros que se han hecho en el pavimento de gobiernos mexicanos malacostumbrados a no saber gobernar, a despilfarrar los recursos y a no tener visión de largo plazo. EPN quiere no ser ese tipo de presidente… pero tampoco se anima a comenzar a deshacerse del viejo pavimento. En parte porque no puede, claro… y en parte porque no se anima.

No puede porque a pesar de lo que pregone López Obrador, el mundo no es perfecto y todos los sueños guajiros que en teoría son excelentes para el desarrollo de México, no podrían aplicarse en el mundo real así como así, y mucho menos en poco tiempo. Eso es lo que AMLO y parte de la izquierda quiere hacer pensar (y hace pensar) a sus seguidores, pero solamente contándoles su lado idealista de la historia.

A esta reforma energética le falta mucho. Al final EPN no quiso meterse en camisa de once varas… y por querer mantenerse neutro quedó mal con los que de plano quieren la privatización del petróleo (los del PAN y sus seguidores interesados en hacer negocios antes que otra cosa) y los del PRD y AMLO (interesados en seguir aferrados al pasado y a sus propios sueños guajiros). Posiblemente eso es bueno, porque está tratando de encontrar un punto medio… pero la manera en que se la quiere dar de neutro pero con explicaciones que dejan mucho que desear, no da muy buena espina.

Aunque lo más probable es que con ese plan de reforma que propone, Peña Nieto no sea tampoco el “vendedor del petróleo” a los extranjeros que pregonan algunos que será. El petróleo mexicano de cualquier manera ya es un recurso del que Estados Unidos saca mucho provecho debido a la mala administración de parte de nuestro gobierno… unos cuantos cambios en la manera de meterse a hacer negocio a México no harán mucho la diferencia.

Lo que haría la diferencia es reestructurar toda la manera de trabajar interna de Pemex y CFE, y ponerle un alto a personas de las que siempre ha dependido el progreso de los recursos energéticos de nuestro país, como el al parecer intocable líder sindical de Pemex, Romero Deschamps. Qué casualidad que la reforma de EPN, así como no quiere privatizar el petróleo, tampoco toca temas relacionados con el sindicato.

Sin duda en la política primero vienen los intereses políticos y luego (si no encuentran conflicto entre ellos) las decisiones racionales en pro del progreso colectivo.  Y así va a seguir siendo por mucho tiempo. Para bien o para mal.

Lo que sí es cierto es que no hay que creerle ni a los de un extremo ni a los del otro. Si otra cosa prueba las reacciones a una reforma energética neutra, es que a quienes no les gusta es a quienes solamente quieren jalar para su lado por sus propias razones (sean estas verdaderas o simplemente ilusiones). La realidad y lo mejor para el país lo más probable es que se encuentre en medio. Pero se necesita un poco más de conocimiento, seguridad y liderazgo para encontrarlo y aprovecharlo.

El petróleo no durará para siempre y, contrario a lo que nos digan, difícilmente será más barato, sino todo lo contrario. México puede aprovechar que tiene sus propias reservas y sacarle todo el jugo posible… pero son sólo eso: reservas. El oro negro es lo que nos mantiene hoy, pero hay muchos más temas en los que se debe estar invirtiendo para mañana. Pero intenten enseñarle a un político mexicano algo de geología… o de inversión a futuro. Suerte.

La Reforma Laboral desmitificada

Por qué se habla tanto de la susodicha reforma? En qué consiste? Es mala o buena? Qué ha pasado con ella? Un resumen de lo que debes saber sobre la Reforma a la Ley Federal del Trabajo. La bolita al sigue rodando. Después de haber sido dis…

¿Por qué se habla tanto de la susodicha reforma? ¿En qué consiste? ¿Es mala o buena? ¿Qué ha pasado con ella? Un resumen de lo que debes saber sobre la Reforma a la Ley Federal del Trabajo.

Reforma Laboral

La bolita al sigue rodando. Después de haber sido discutida y votada en la Cámara de Diputados, con su dosis de polémica como siempre innecesaria y manipuladora, la Reforma Laboral pasó al Senado para que la Cámara Alta se ocupara de discernir si la aprobarían como la pasaron los diputados, o si se sentarían a discutirla y modificarla, o de plano ni aceptarla.

La odisea
Las negociaciones no se hicieron esperar desde su llegada a la Cámara de Diputados (de la mano del presidente Felipe Calderón) y, a pesar de que al principio tanto la izquierda como el PRI se quejaron de la misma (especialmente de la parte que pretende regular a los sindicatos), al final los legisladores del PRI y el PVEM se unieron a los del PAN y votaron a favor del dictamen, claro que los de los primeros dos partidos evadiendo el tema de la transparencia y la rendición de cuentas sindical (recordemos que la CTM juega un papel político muy importante en el PRI, y obviamente no desean que se metan con sus negocios sindicales). Las izquierdas, por su parte, votaron en contra del dictamen en general. Eso sí, poco antes de ser aprobada (cuando ya se había negociado todo) resultó que hasta las izquierdas estaban en favor de la trasparencia sindical y la rendición de cuentas y no les gustó que el PAN, PRI y PVEM la aprobaran evadiendo esos puntos.

Así, una vez que llegó al Senado, la Reforma Laboral se convirtió de nuevo en polémica, al notarse ahora una especie de desacuerdo entre el PAN y el PRI/Verde debido a la falta de la parte de transparencia sindical. Eso sí, en el senado las izquierdas se pronunciaron junto con el PAN (aunque aun con algunos izquierdistas quejándose de todos modos) en favor de que se aprobara junto con el tema sindical. El drama llegó a tal punto en que de hecho después de la votación resultó un empate entre los miembros de la comisión que analizaban la reforma, lo cual llevó a la comisión a seguir discutiendo los puntos sindicales en discordia.

Pero ayer resultó que dijeron los senadores del PRI que siempre sí iban en pro de la trasparencia sindical, aunque, debido a que siguieron renuentes en el punto de lo de la democratización y la rendición de cuentas, ahora le toca de nuevo a la Cámara de Diputados decidir sobre esos puntos, si la aceptan modificada o lo discuten de nuevo.

¿En qué consiste por fin esa tan famosa y polémica Reforma Laboral?
La tan famosa Reforma a la Ley Federal del Trabajo (su nombre más acertado, pero menos “catchy”) no es en realidad lo que México necesita para progresar, o al menos no como la venden sus promotores (principalmente Calderón y los legisladores del PAN). Es un buen paso técnicamente, sin duda pero, si bien no es mala como quienes casi la satanizan quieren que la ciudadanía poco informada crea, tampoco es la gran cosa a final de cuentas y solo se encarga de detalles que de una u otra manera ya deberían haber sido cubiertos desde hace mucho, o que de plano ya se tomaban en cuenta pero no se encontraban detalladamente establecidos en la ley.

Lo polémico de esta propuesta de reforma se hizo debido a que el tema laboral se presta para utilizarlo como herramienta política ya que, como siempre pasa, la ciudadanía en general nunca va a saber lo suficiente de legislación como para que no puedan ser engañados para beneficio de partidos y sindicatos que lo único que desean es mantener su status quo y proteger sus intereses, de ambos lados.

El teoría, “la derecha” tiende a preocuparse por hacer dinero y privilegiar el negocio y, por consecuencia, a los empresarios (o sea los patrones), y “la izquierda” (y en parte también “el centro”) tienden a preocuparse primero por los derechos y el bienestar de la clase trabajadora (o sea los empleados). He ahí el dilema.

Desmitificando la reforma laboral
Sin embargo, la realidad es que entre batallas políticas, se creó toda una mitología en torno a lo que, desde el punto de vista de cada lado, la Reforma Laboral proponía. Sólo para enumerar algunos que sirvan de ejemplo, aquí están 5 “mitos” desmitificados:

MITO #1:Se pagará “a $7 pesos la hora”
REALIDAD: Ningún trabajador ganará menos que el salario mínimo (el cual ya de por sí es poco), aún cuando labore menos de las 8 horas de la jornada laboral. El pago por hora ya se encuentra previsto en la ley, solamente que se busca establecer de manera expresa con esta reforma, con el propósito de que hasta los trabajadores de jornada parcial sean integrados al trabajo con sus previsiones legales y no se preste a escusa para que el empleador no quiera hacerlo.

MITO #2: Los trabajadores perderán su antigüedad
REALIDAD: Si te contratan por 3 o 6 meses, incluso en las nuevas modalidades de contratación como “a prueba” o “capacitación”, empezarás a generar antigüedad desde el primer día que comiences a trabajar. La razón práctica de esta reforma es reducir la incertidumbre para los empleadores y al mismo tiempo aprovechar al máximo la capacidad laboral de los trabajadores, así como dotarlos de experiencia lo más rápidamente posible. Así, estos contratos no podrán durar más de 6 meses; después de ese tiempo serán considerados contratos permanentes.

MITO #3: Se acaba el derecho a huelga
REALIDAD: Los trabajadores que se vayan a huelga recibirán su sueldo íntegro durante 12 meses, pero al llegar el mes 13 se le pagará el 24% del salario; lo mismo ocurrirá con los trabajadores que hayan interpuesto un juicio por despido injustificado. Sin embargo, de la misma forma la reforma contempla sanciones de 100 a 1000 salarios mínimos o suspensión/destitución del cargo al abogado o funcionario público que dilate u obstaculice la resolución de un juicio laboral.

MITO #4: Se legaliza la subcontratación
REALIDAD: El famoso “outsourcing” no está prohibido actualmente, pero sin embargo le hace falta una normatividad, locual ha hecho que empresas recurran a este tipo de subcontrataciones para evadir impuestos y no pagar prestaciones. Lo que busca la Reforma Laboral es regular el outsourcing, entre otras cosas, para proteger los derechos de los trabajadores.

MITO #5: Los salarios se reducirán
REALIDAD: Esta reforma laboral avala nuevas modalidades de contratación, pero ello no afectará los derechos, salarios o prestaciones de los trabajadores.

Un México más poductivo
Así que, como ven, en general lo que busca esta Reforma Laboral es básica y principalmente mejorar las condiciones de productividad, pero no en detrimento de los trabajadores (como aseguran muchos), al menos no en teoría.

Si se lleva acabo como debe, esta nueva reglamentación podría de hecho ayudar a que no exista tanto trabajador que lo único que le aporta la empresa donde trabaja es el espacio que ocupa en el departamento en que trabaja.

Además, puede servir como una buena oportunidad para que los jóvenes capaces se integren al mercado laboral y no sean desplazados, o por jóvenes menos capaces, o por empleados poco productivos. Eso sin mencionar otras disposiciones que contempla la Reforma Laboral en materia de equidad de género, personas con discapacidad, trabajo infantil y trasparencia sindical para que los sindicatos dejen de ser (o al menos sean menos) unas mafias que influyen muy poco a favor de la productividad y el desarrollo económico del país.

Tapando baches
Sin embargo, al final, pregone lo que pregone el gobierno, el apoyo a las pequeñas y medianas empresas no es el que debería ser para que reformas como estas realmente se conviertan en detonadores del progreso económico potencial de México. De la misma forma que sucede con la reforma Educativa, la Reforma Laboral solo toma en cuenta lo que pueden cambiar rápidamente como para que nuestros legisladores no se tengan que preocupar por reformar de fondo los aspectos de los que depende el efectivo funcionamiento de lo que tanto proponen y de los tantos beneficios que, en teoría, la Reforma Laboral le traería a la economía mexicana.

Como siempre, nada más que trabajo a medias. Que de cualquier forma ya es algo. Pero ese algo debió haberse hecho hace años. Es por eso precisamente que lo que realmente indigna a los críticos informados es el hecho de que los legisladores que tanto la defienden la “vendan” como si fuera la gran panacea que mejorará de manera importante las condiciones laborales y económicas de nuestro país.

En otras palabras, al final no sabemos quienes estén peores: los que la quieren utilizar como herramienta política quejándose hasta de lo que no de la Reforma Laboral y atribuyéndole mil y un detrimentos (la mayoría de ellos manipulados de manera que la gente entienda lo que no es) y literalmente pregonando a los cuatro vientos que lo único que hará es regresarnos al pasado; o los que la defienden queriendo hacer pensar al pueblo mexicano que es lo que se necesita para que dejen de preocuparse por las crisis económica, la pobreza y todo lo demás a lo que estamos ya acostumbrados a preocuparnos en México.

Ya veremos quién la provecha más. O veremos si en realidad se convierte en una herramienta beneficial para todos.

¿No que ya se extinguieron los dinosaurios?

La Reforma Laboral, los acuerdos y los compromisos políticos Hace ya algunas semanas se escuchó al presidente electo Enrique Peña Nieto decir que “el podía no ser un presidente de discurso”. Eso ya lo sabíamos, claro. Pero si lo analizamo…

La Reforma Laboral, los acuerdos y los compromisos políticos

Peña Nieto

Hace ya algunas semanas se escuchó al presidente electo Enrique Peña Nieto decir que “el podía no ser un presidente de discurso”. Eso ya lo sabíamos, claro. Pero si lo analizamos es interesante que, aparte de que proclama últimamente estar demasiado preocupado por los temas de la transparencia en el gobierno, un político priista acepte una de sus debilidades.

Si siguen el blog de esta columna desde hace tiempo, pueden recordar que es prácticamente la regla en la política no aceptar cuando están mal los aspirantes a un cargo popular o los servidores públicos que ya lo tienen, e incluso cometer mil y un errores que casi cualquier asesor poco experto podría haberles evitado. Y lo mismo le pasó a Peña Nieto en campaña, como si no tuviera a Luis Videgaray (muchos opinan, la mejor herramienta de su equipo) a su lado.

Pues al parecer, y espero no sea solamente un caso aislado, el equipo Peña Nieto ha estado aprendiendo de sus errores, al grado de admitir algo para lo que no es bueno. Claro que la realidad es que qué no sea bueno en el arte del discurso es lo de menos cuando se trata de dirigir a un país si ya te eligieron como su presidente. Es una herramienta importante, es cierto. Dice mucho de la capacidad de un político, es cierto. Pero también tenemos incontables ejemplos de políticos más que expertos en el arte del discurso que han pasado por sus puestos con más pena que gloria.

De la misma forma que admitió no ser bueno para los discursos, también aseguro que “un presidente no tiene amigos” y que lo único que le debe interesar o por lo que debe preocuparse es por el desarrollo de la república. Muy bien por proclamar eso, pero ¿por qué sintió la necesidad de decirlo? O mejor dicho, ¿por qué le sugirieron implementar esa declaración en su discurso precisamente en el evento de los 300 Lideres Mexicanos? Entiéndase por líderes mexicanos las personas más influyentes de nuestro país. ¿En realidad necesito preguntar?

Supongo que en parte puede ser también el efecto de que está aprendiendo paulatinamente, pero el hecho es que expresar esa frase específicamente en un lugar donde están reunidos muchos de los que normalmente son amigos de los políticos, suena más a improvisación que se presta a revelación del inconsciente. De que tiene amigos tiene amigos. Y muchos seguramente estaban ahí. Existen muchas otras formas de disimularla, presidente.

Los dinosaurios con saco
Y de hecho uno de sus otros “amigos” destacó hace algunas semanas en cuanto al tema de la propuesta de Reforma Laboral que mandó de manera preferente Felipe Calderón (muchos dicen, al estilo “ahí les va la papa caliente”). Como muchos saben, esa famosa reforma laboral incluye entre sus puntos transparentar el trabajo de los sindicatos.

Pues resulta que el dirigente nacional de uno de los sindicatos aliados al PRI, la CTM, Joaquín Gamboa Pascoe, declaró: “Quienes piden transparencia en los sindicatos lo hacen porque creen que los dirigentes somos unos pendejos…”

Amén.

Gamboa Pascoe de hecho señaló que ya había planteado sus preocupaciones a Peña Nieto y que durante sus pláticas ha dejado en claro que la propuesta no puede pasar tal y como la planteó Calderón. También dijo que se quejó con Peña Nieto por la campaña de desprestigio contra los líderes sindicales. “Le dije: nosotros ya estamos cansados de que se estén refiriendo a los líderes en una forma despectiva… sabe que con todos los dichos y zapatazos hubo una aportación fuerte que es con la que ganó” (Reforma, 13/9/12).

¿No que ya no había dinosaurios que influyeran en el rojiverde presidente electo? ¿No que no se preocuparía por compromisos políticos sino solamente por sus compromisos con México?

Si bien es necesario analizar la propuesta de reforma de Calderón, (la cual el año pasado, a punto de aprobarse con el apoyo del PAN y del PRI, el trámite legislativo se suspendió porque —se dijo entonces— el candidato Peña Nieto no quería agitar el avispero laboral en tiempos de campaña), lo que destaca es que hasta ahora las discusiones sobre la misma en su mayoría se centran en el tema de que afectara a los sindicatos. ¿Y quiénes se quejan de eso? Obviamente los grupos políticos que están muy ligados a los sindicatos, los cuales, hay que aceptar, se prestan para convertirse en mafias de favoritismos y de presión política que lo único que hace en muchas ocasiones es atentar contra la eficiencia laboral, el desarrollo económico de las empresas y dependencias de México, y por consecuencia la economía de nuestro país.

Cada quien con lo que le conviene 
Los únicos que alegan sobre la otra parte de la reforma laboral (los puntos sobre el salario mínimo, horarios y demás) son las izquierdas, pero obviamente desde el punto de vista que les conviene, alegando que atenta contra los beneficios de los trabajadores. Pero sólo hay que analizar un poco sus alegatos para darnos cuenta de que quejarse de ello es para ellos una herramienta para estar en contra de la Reforma Laboral porque atenta contra sus amados sindicatos, de los cuales consiguen a muchos de sus seguidores. Así de simple.

Hay que analizar la prepuesta de Calderón no porque atente contra los sindicatos (eso de hecho le haría un favor a México y no solo a “Washington” como dice AMLO), sino porque hay que ver que tanto busca favorecer más a los empresarios que a sus trabajadores, porque recordemos que el PAN (partido al cual pertenece Felipe Caderón) es un partido demasiado ligado a los empresarios, con los cuales obviamente tiene compromisos. Y quienes deben analizarlo son expertos en leyes laborales, sin tomar en cuenta quejas de grupos políticos que buscan sus propios intereses abanderándose con los de los trabajadores… sean de las izquierdas o del mismo PRI.

Pero ya veremos qué pasa. Entre dimes y diretes, la discusión sigue en el Congreso y, en teoría, deben tener lista una resolución antes de que termine el mes de Septiembre.

Ah, qué nuestras izquierdas

Lo que muchos veíamos venir, aunque hasta entre sus mismos seguidores se engañaban a sí mismos de que de eso no se trataba, ya sucedió: AMLO va sólo, o mejor dicho, con su Morena. Sí, esa tan auto-publicitada asociación civil que varios de …

AMLO Morena

Lo que muchos veíamos venir, aunque hasta entre sus mismos seguidores se engañaban a sí mismos de que de eso no se trataba, ya sucedió: AMLO va sólo, o mejor dicho, con su Morena.

Sí, esa tan auto-publicitada asociación civil que varios de sus mismos miembros, cuando repartían su publicación, aseguraban no tenía que ver con partidos políticos ni lo pretendía. Esa asociación civil que, a pesar de lo que saltaba a la vista, se empeñaba en querer hacer ver a la gente que ellos eran “un movimiento aparte” de la política, precisamente así como lo mismo que siguen proclamando los #Yosoy132.

Esa asociación civil que ponía a Andrés Manuel prácticamente como el salvador de la patria (y para algunos fanáticos inclusive como más que eso, seguramente), independientemente de los partidos izquierdistas a los que representaba. El chiste era competir aunque sea a la par de los gastos publicitarios adelantados de Enrique Peña Nieto y la publicidad sobre sus logros que le gustaba según él disimular a Felipe Calderón.

Si de todos modos la competencia iba a ser desleal, pues AMLO también se aseguró de tener su respaldo político que podía disimularse como otra cosa. Nadie le alega eso. No podrían. Sin embargo el punto siempre sigue siendo el fanatismo con el que muchos de sus seguidores defienden hasta lo indefendible, como lo es el presente, claramente planeado desde hace tiempo, del movimiento Morena: ser un partido político izquierdista más.

Utilizando parte de las técnicas que lo hicieron fuerte en sus comienzos en el PRI de Tabasco, AMLO se ha asegurado de conseguir y mantener su propio rebaño con miras a seguir compitiendo aunque sea solo ya que, quienes sabemos un poquito, esperábamos que a los partidos que lo apoyaban, especialmente el PRD, el peso de tanta terquedad política personal les iba a hacer mella tarde o temprano. Y les hizo.

La división esperada
En cuanto supieron que López Obrador ya se separaba, las grandes cabezas de la izquierda (y quienes de una u otra forma son competencia política de AMLO dentro de la misma izquierda) dejaron de defender tan aferradamente a la mejor arma que habían tenido (AMLO), y se pusieron prácticamente a las órdenes de Peña Nieto, aunque, especificaron “institucionalmente”. Y decir que solo unos días antes de su “sesión” de Morena en el Zócalo uno de los “Chuchos” aseguró públicamente no saber nada de lo que AMLO planeaba.

¿Para qué tanto show entonces? ¿Para qué tantas declaraciones de las cuales de muchas ya no se quieren acordar? Después de que AMLO era casi Dios para ellos, ¿ahora resulta que todo era político y ahora no hay problema y hay que cambiar con los otros? ¿No que la izquierda es diferente? Si ya saben que así funciona la política mexicana (para bien o para mal) ¿para que intentar disimular lo obvio?

Ah, se me olvidaba que para andar en esos menesteres lo primero que se necesita es, como dicen, una gran concha. Salvo contadas excepciones, claro. Pero no se quieran agarrar de ahí a quienes les quedó el saco: esos son muy pero muy pocos… y de esos, muchos terminan dejando de ser de esos pocos para convertirse en parte del resto. La cruda y llana realidad. El humano, y más el político, no es tan complejo como muchos quieren pensar.

¿Quieren otra prueba? Jesús Zambrano, Alejandro Camacho, Dolores Padierna, René Bejarano, Ricardo Monreal, Silvano Aureoles, Miguel Barbosa, Manuel Granados, Camerino Márquez Madrid… brillaron por su ausencia en el acto que dio AMLO en el Zócalo. ¿No que muy compas?

“No se trata de una ruptura, me despido en los mejores términos. Me separo de los partidos progresistas con mi más profundo agradecimiento a sus dirigentes y militantes… con el PRD estamos a mano y en paz”, dijo López Obrador. Obvio. Tanto el PRD se sirvió del carisma de AMLO como AMLO se sirvió de la estructura del PRD. Ambos ganaron… pero de igual forma ambos no podía seguir ganando juntos. Digamos que llegaron al predecible punto en el que ya no se aguantarían, y que se sabía desde hace mucho.

“¿No que no, jovenzuelos?”
Y para finalizar este post, la conexión entre AMLO ya #YoSoy132 ya es casi oficial con las declaraciones de un consejero del PRD de nombre Hilario García Valdés, quien aseguró que María Luisa Alcalde Luján (quien tomó la palabra en el evento de AMLO como dirigenta jóven de Morena y es hija de la secretaria de “Honestidad Valiente” de AMLO, Bertha Luján) dirige en la Universidad Iberoamericana del Distrito Federal las redes de “Morena”.  Además, también según el mismo consejero, Miguel Torruco Márquez, el “Secretario de Turismo” del fallido gabinete de AMLO, a través de su hijo, el joven Miguel Torruco, canalizó recursos al nombrado plantel escolar y su movimiento.

Aunado a lo anterior, Hilario García Valdés dijo al reportero Felipe Rodea: “#YoSoy132 estaba perfectamente establecido para aparecer en la lucha postelectoral, pero se adelantó porque AMLO no se movía en las encuestas”. (Diario “La Razón”, 08/08/12).

¿Qué les dije? Apartidista nunca ha sido.

Si bien no tiene el dinero del PRI o el poder del PAN, AMLO sabe muy bien como mantener su base de simpatizantes de otras maneras (incluyendo sus propias técnicas turbias). Al fin y al cabo su “mercado” tiende por naturaleza a seguir a figuras con sus características.

Muy bien, pero, insisto, ¿para qué la auto-mentira?

Las “sillas chafa”

Sin duda sobre lo que escribo hoy es otro ejemplo de lo que ya había escrito anteriormente sobre el abuso de la libertad de expresión en las redes sociales. La tarde del 28 de Agosto se difundió la noticia en varios medios sobre que la Secretar…

Sillas Chafa

Sin duda sobre lo que escribo hoy es otro ejemplo de lo que ya había escrito anteriormente sobre el abuso de la libertad de expresión en las redes sociales.

La tarde del 28 de Agosto se difundió la noticia en varios medios sobre que la Secretaría de Desarrollo Social del Estado de Sonora había entregado 20 sillas de ruedas al DIF de ese estado. Todo hubiera estado muy bien, si no hubiera sido por el hecho de que las sillas de ruedas donadas no son unas sillas convencionales. A la vista de la mayoría de la gente no son más que unas sillas blancas de jardín (de esas que se quiebran cuando se sienta en ellas alguien demasiado obeso) a las que se les instalaron unas ruedas de triciclo.

Rápidamente en las redes sociales las críticas al gobierno de Sonora y al propio gobernador Guillermo Padrés no se hicieron esperar. Los memes comenzaron a esparcirse y en pocas horas todo el mundo se estaba burlando de las “chafas” sillas de ruedas que con tanto bombo y platillo entregó la dependencia del gobierno de Sonora. No pudieron faltar, claro, las críticas claramente partidistas de parte de simpatizantes de partidos contrarios al que gobierna Sonora, el PAN.

Y eso nada tendría de malo si no es por el hecho de que la mayoría de las burlas están dirigidas a la aparente fragilidad de las sillas y a su visible “chicanadez”, en lugar de ser dirigidas a lo realmente criticable.

Como respuesta a la ola de críticas,  más tarde el mismo día el titular de la SEDESOL de Sonora, Luis Carlos Plasencia, se vio obligado a llamar a una rueda de prensa en la cual explicó la razón de ser de las criticadas sillas de ruedas.

¿Y qué es, entonces, lo real y justamente criticable? ¿Qué hay de malo en las críticas a lo “chafa” de las sillas? Primero hay que saber algo.

Sillas de ruedas para los que tienen muy poco
Free Wheelchair Mission es una organización estadounidense sin fines de lucro que se dedica desde hace años a fabricar y distribuir gratuitamente sillas de ruedas de bajo costo a personas de países tercermundistas (o como les gusta a otros decirles “en vías de desarrollo”) en los que es muy difícil conseguir los recursos monetarios suficientes como para pagar el costo de sillas de ruedas convencionales, las cuales puede costar entre $500 y $1500 dólares.

Inspirado en un viaje que hizo a Marruecos, en donde conoció las dificultades a las que las personas discapacitadas se enfrentan en un lugar pobre, el ingeniero Don Schoendorfer tuvo la idea de diseñar una silla de ruedas de muy bajo costo que pudiera fácilmente construirse con partes preexistentes para así rápidamente poder ser llevada a esos lugares en grandes cantidades, y entregadas totalmente gratis a las personas que las necesitaran.

La silla, además, está especialmente diseñada para su uso en terrenos agrestes como los que predominan en las zonas rurales y marginadas de los países tercermundistas, terrenos en los cuales una silla de ruedas convencional no se desempeña eficientemente, a menos que sea una mucho más cara. Así, Free Wheelchair Mission construye en China, por solo $77 dólares, cada silla que se lleva a lugares remotos del mundo, sin costo para quienes la usan, ya que la organización funciona con donaciones internacionales.

Esto es lo que muchos de los que critican la silla en Facebook y Twitter no saben y deberían saber.

Lo que justamente hay que criticar
Ahora bien, sí hay algo que criticar. Y no es la silla. Lo que se debe criticar es la acción de un gobierno de un estado de la República Mexicana, en este caso Sonora, el cual básicamente “se cuelga” de una donación de una organización no lucrativa internacional, como si fuera un logro de una dependencia de la administración estatal.

Además lo que también es de criticarse es el hecho de que los representantes del gobierno de Sonora no hayan considerado importante explicar el historial y el propósito de las sillas y al parecer las hayan presentado así como cualquier cosa sin recalcar el crédito que se merecen los donadores originales, Free Wheelchair Mission.

Seguramente consideraron más importante la donación, junto con las sillas, de 6 autobuses para trasladar personas discapacitadas en el trasnporte urbano, de modo que no le dieron importancia a las sillas de ruedas donadas. Y la prueba está en que tuvieron que esperar a las críticas en las redes sociales para salir a explicar lo que hubieran explicado desde el principio.

Y de ahí que haya sentido yo la necesidad de escribir este post en La Polaka Mexicana. Ah, que nuestros políticos. No dan una. Como bien dijo un amigo: “ni para colgarse de sombrero ajeno sirven”.

Las izquierdas histriónicas

Si hace dos sexenios nos quejábamos del protagonismo muchas veces excesivo del ex-presidente Vicente Fox, los protagonistas de las izquierdas en realidad viven del histrionismo. No solamente es un hobbie para ellos. Seguramente sabiendo que todas…

Expo Fraude

Si hace dos sexenios nos quejábamos del protagonismo muchas veces excesivo del ex-presidente Vicente Fox, los protagonistas de las izquierdas en realidad viven del histrionismo. No solamente es un hobbie para ellos.

Seguramente sabiendo que todas sus supuestas pruebas no servirán de nada para cambiar los resultados de la elección del 1ro. de Julio a su favor, aun así AMLO y su Movimiento Progresista insisten en seguir asegurando que sus pruebas son irrefutables y, no contentos con armar un circo, arman literalmente un zoológico para llamar la atención de la ciudadanía y de los medios a su “lucha”, según ellos, en defensa de la democracia.

Parece que cada vez que los vemos en las noticias, los políticos de la izquierda salen con otra nueva puntada más escandalosa que la anterior. Y en cada una de esas puntadas, ellos aseguran que tienen, como se dice coloquialmente, “los pelos de la burra en la mano”, casualmente de la misma forma que aseguraban iban arriba en las encuestas e inclusive iban a ganar las elecciones en Julio pasado.

Primero fueron las famosas tarjetas Soriana. Con planeación claramente mercadológica, las izquierdas armaron todo un stand para llevar a cabo su presentación de lo que ellos consideran pruebas de que Soriana trabajó junto con el PRI “comprando” votos. Y para que quedara claro el mensaje, se encargaron de que la pared a sus espaldas estuviera tapizada de las tarjetas de acumulación de puntos que da la cadena de tiendas de autoservicio. El punto era impactar a la población (o, bueno al menos al sector mas crédulo de la población, el cual es su mercado meta y cautivo) con el mensaje: “aquí está la prueba, conseguimos todas estas tarjetas… no pueden negarlo, aquí están detrás de nosotros”. Obviamente eso no es prueba de nada, pero el show ya lo habían armado.

Ahora la “Expo Fraude”
El nuevo show de las izquierdas es la Expo Fraude. Claramente utilizando las estrategias politico-mercadológicas de guerrilla, los partidos que apoyan a AMLO se preocupan y ocupan de montar toda una exposición de lo que ellos consideran pruebas de que el PRI compró votos que le ayudaron a ganar la elección. La expo consiste en varios de los artículos promocionales que el partido tricolor y el verde regalaron, como es costumbre, a la ciudadanía con el objetivo de que se acordaran de ellos a la hora de votar. El colmo de la Expo Fraude lo constituían unas jaulas en las que literalmente pusieron puercos, chivos y gallinas, los cuales supuestamente fueron utilizados como trueque a cambio de votos en favor de Enrique Peña Nieto.

¿En realidad creen ustedes que es tan iluso López Obrador como para que el mismo crea que ese teatro es evidencia que le sirva en el tribunal? Sabemos (o bueno, al menos esperamos) que no. Lo más probable es que, al igual que la mayoría de sus estrategias electorales y poselectorales, las haya planeado no pensando en que funcionaran en cambiar el curso de las cosas, si no solamente como estrategia política de presión. Después de todo, las izquierdas ahora serán mas fuertes incluso que el PAN en algunas ocasiones. AMLO simplemente se está asegurando de que el mensaje de: “aquí estamos y tenemos a muchos de nuestro lado” se escuche entre la clase política para que de una o de otra manera le tengan el suficiente miedo como para tomarlos en cuenta en algunas (o varias) negociaciones.

¿Quieren otra prueba de esta teoría? Solo deben tomar en cuenta que ahora, y desde ya hace varias semanas, resulta que las izquierdas se quejan como si se indignarna de verdad y dicen que si los “difaman”  de terroristas demandaran a los responsables. Esto debido a que tanto la iniciativa privada como algunos personajes políticos han acusado a las izquierdas de incitar un ambiente de encono en contra de la cadena Soriana, el cual ha engendrado manifestaciones no tan pacificas y hasta ataques a ciertos establecimientos. Claro que, como es típico ya, los dirigentes de las izquierdas siempre se deslindan de que quienes provocan esos desmanes sean miembros de sus partidos.

La realidad es que no hacen falta muchos datos para saber quién es y quién no es seguidor de las izquierdas. Aunque se note racista, se nota a leguas el perfil psicológico/social de los que militan en sus filas o son simpatizantes. No la despistan mucho que digamos. Jesús Zambrano  y el coordinador de campaña de AMLO podrán hacerse los indignados, pero ellos son los primeros que se quejan de sus oponentes políticos (y hasta les gustaría verlos en la cruz) por mucho menos que por lo que los acusaron de incitar el terrorismo a ellos.

Soriana los acusa de terroristas y se indignan como si ellos no hicieran lo mismo o peor al abusar a diario de la libertad de expresión para intentar dejar en mal a otros partidos y a cualquiera que esté en su contra, según ellos.  Sin duda la mayoría de las difamaciones de las izquierdas son mucho más susceptibles de ser motivo de demandas, y sin embargo tanto el PRI como PAN (ni el propio IFE) no hacen mucho, y de esa manera fomentan el círculo vicioso, seguramente por miedo político. Si así siguen, luego no se quejen, ¿OK? En fin, A mí se me hace que lo que les gusta es que se hagan circos políticos para que parezca más democracia de la que es…

 

2.5 dimes y diretes

Ya se los había advertido en un post de mi otro blog cuando lo terminé con: “no me agradezcan aun…” Y es que el tan sonado caso del año pasado de Aristegui vs Felipe Calderón salió de nuevo a la luz en un tema de repercusiones mayores hace unos …

MVS Calderón

Ya se los había advertido en un post de mi otro blog cuando lo terminé con: “no me agradezcan aun…”

Y es que el tan sonado caso del año pasado de Aristegui vs Felipe Calderón salió de nuevo a la luz en un tema de repercusiones mayores hace unos días, cuando el presidente de MVS, Joaquín Vargas Guajardo, declaró que el Gobierno Federal se está vengando de la empresa de multimedios al prácticamente expropiarle la concesión del espectro de 2.5 Ghz, la cual ya le comenzó a expirar, y el gobierno alega MVS no quiere pagar lo que cuesta para seguir con ella.

Cual si fuera un escándalo post-electorero muy al estilo de AMLO, los dimes y diretes no se hicieron esperar y ya prácticamente todo el mundo ha declarado sobre el caso, unos defendiendo al Gobierno Federal por “recuperar” la banda de 2.5 Ghz, y otros defendiendo al director de MVS y exigiendo al Gobierno aclarar el asunto que suena a reacción emocional de esas a las que ya nos tiene acostumbrados el presidente Felipe Calderón y algunos de sus secretarios.

La verdad, como ya se han de imaginar, tiene un poco de ambos lados y lo más probable es que ambos tengan vela en el entierro. Pero mientras es Juana o es Chana, el escándalo ya se hizo y se seguirá haciendo en los medios y al parecer también en los tribunales, ya que Vargas Guajardo aseguró que seguirá el caso hasta sus últimas consecuencias legales, aunque esto signifique que esa frecuencia del espectro quede inutilizable mientras duren los alegatos jurídicos.

Y quien la lleva, señoras y señores, es como siempre el consumidor. Cuando esa banda puede ser utilizada para que existe una mayor competencia en telecomunicaciones (lo cual nos hace falta para mejore el servicio y para aminorar los costos al usuario final), los pleitos entre empresarios y gobierno dejan en claro que todavía falta mucho para que en nuestro país se avance a la velocidad que se debiera en cuestión de telecomunicaciones.

Pero, qué es lo que alegan ambos lados y qué tiene que ver el caso Arisetegui en el asunto? Cuáles son los intereses en juego?

La “venganza” de Calderón

Como ya deben de saber (y si no, pueden consultarlo en mi otro blog o en los editoriales de Códice En Línea), hace más de un año la periodista Carmen Aristegui fue cesada de su programa de televisión y radio en la cadena MVS debido a que menciono el posible alcoholismo de Felipe Calderón. Sin embargo, unos días después fue recontratada, algunos dicen debido a que es una herramienta clave de Carlos Slim (accionista de MVS) en contra del bloqueo que el Gobierno Federal le tiene para que se le otorguen concesiones de telecomunicación que puedan ayudarle a tener su propia televisora que compita con Televisa y TV Azteca.

El caso es que, el pasado 15 de Agosto, el presidente de MVS declaró que desde aquella ocasión fueron objeto de múltiples amenazas, la más fuerte realizada por el ex secretario del Trabajo, Javier Lozano, quien les dijo que si recontrataba a la periodista Carmen Aristegui todo su proyecto de la banda de 2.5 se iría “a la chingada”. He ahí la supuesta venganza de la que se queja hoy Vargas Guajardo.

Los achichincles al rescate

Al respecto, y con el estilo que ya conocemos de la administración Calderonista, las defensas al presidente de la republica no se hicieron esperar de parte de varios de los miembros de su gabinete. El propio ex-Secretario del Trabajo, Javier Lizano declaró el mismo día que fue Vargas quien intentó chantajear al gobierno utilizando a Aristegui como moneda de cambio para que la administración de Calderón le resolviera pronto lo de la banda de 2.5 Ghz.

De igual forma, el secretario de la SCT, Dionisio Pérez-Jácome, respondió que “no hubo tal chantaje, al contrario él (Joaquín Vargas) amenazó con decir eso, lo que iba a decir el día de hoy y se le dijo claramente que era mentira”.

Nada más que dimes y diretes

Aprovechando el escándalo, ya hasta personajes de la izquierda han declarado que se debe analizar el tema porque no puede ser que el gobierno chantajee a un medio de comunicación, coartando así la libertad de expresión. Inclusive el vicecoordinador del PRD en San Lázaro, José Luis Jaime Correa, acaba de declarar que el asunto de la concesión de la banda de 2.5 GHz es delicado, por lo que insistió en que haya una investigación exhaustiva.

No cabe duda que hay que aprovechar cualquier asunto para llevar cada quien agua a su propio molino. Pero también, quién le manda al Gobierno Federal prestarse a ese tipo de escándalos al tener entre sus filas personas claramente reactivas y autoritarias como Javier Lozano?

Al final, a menos que alguien haya grabado conversaciones o tenga terceros de testigos fidedignos, es la palabra de MVS contra la del Gobierno Federal. Sin embargo el propio Joaquín Vargas afirmó, en entrevista con Ciro Gómez Leyva, que acreditará sus dichos. Cómo? Ya lo veremos. Por lo pronto nos quedamos con otra de las declaraciones del presidente de MVS, que el asunto derivará en un litigio de unos cinco años, “que ningún Presidente ni secretario podrán parar”.

Como dije, esto ya suena a AMLO contra el IFE. E igualmente, en este caso, de todos no se hace uno y lo que interesa (al menos a una de las dos partes) es el escándalo que se haga.

Y mientras, los que la llevaran son los usuarios, y lo único que pasara es que en el inter “se retrasará el desarrollo, la modernidad, la competencia y la diversidad”. Ni modo, en este país vivimos.

¿Les creeremos a los “132”?

Antes de comenzar con la continuación del análisis psicológico-social de los integrantes del movimiento Yo Soy 132 es preciso dejar en claro algo desde el principio: Yo Soy 132 no es un movimiento apartidista. Claro que es un movimiento políti…

YoSoy 132

Antes de comenzar con la continuación del análisis psicológico-social de los integrantes del movimiento Yo Soy 132 es preciso dejar en claro algo desde el principio: Yo Soy 132 no es un movimiento apartidista. Claro que es un movimiento político, como bien lo mencionan ellos mismos, pero apartidista no puede ser por simple lógica, y podemos probarlo analizando solamente dos puntos.

El primero es su nacimiento. Claramente el movimiento “estudiantil” (y que conste que lo pongo entre comillas porque ya sabemos que muchos de los que lo integran, o no son estudiantes que deban considerarse estudiantes, o ni siquiera estudian en ninguna escuela) nació en contra del abanderado de un partido político en específico, Enrique Peña Nieto, y de su partido el PRI. Eso en sí ya lo hace un movimiento partidista sin necesidad de expresar que apoyan a un partido en específico: por default apoyan ideas de izquierda. Y esa es una posición partidista.

El segundo punto es que además ya sabemos que, aunque les guste declarar lo contrario a sus miembros, el movimiento Yo Soy 132 se identifica muy bien con las izquierdas, y que entre sus filas se encuentran muchos (de hecho podríamos decir que son la mayoría) que militan activamente o simplemente se identifican con un partido de los que apoya a Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, en casi cada entrevista los dirigentes enfatizan que el suyo es un movimiento apartidista, al parecer siguiendo la idea inconsciente de que una mentira dicha mil veces se convierte en verdad. Lo que por cierto les gusta mucho decir a los políticos de los cuales se quejan.

Dicho en otras palabras para que comprendan fácilmente: no se puede ser un movimiento apartidista uno donde sus miembros pueden mostrar preferencia por, e incluso militancia en, algún partido político sin que esto afecte la postura del movimiento mismo. Así de sencillo. Cualquier persona que exprese lo contrario está cayendo en un contrasentido.

¿Cómo pueden expresarse “los 132” a la defensa de la equidad en la información cuando no tratan con la misma medida a todos los candidatos y partidos? Si se supone que son partidistas ¿no deberían por default evitar identificarse con las ideas de cualquier partido político?

De eso se trata esta segunda aparte del análisis del movimiento y sus miembros. Y para eso necesitamos analizar solo unas cuantas preguntas ¿Qué se supone que pregonan y defienden los miembros de Yo Soy 132? ¿Qué tanto saben de lo que expresan? Es más, ¿qué tanto saben de lo que tienen que saber para defender lo que defienden según ellos?

Su “verdad” no los hará libres
No es necesaria una entrevista muy exhaustiva con varios miembros del movimiento para corroborar que de hecho la mayoría de los miembros del movimiento “estudiantil” no saben más que solamente información de segunda o tercera mano, la que en gran medida consiguen de medios y personas afines a su ideologías y distan mucho de ser fidedignas o si quiera difíciles de distorsionar. Inclusive se les sale la expresión de que “en internet está la verdad”, como despreciando a los medios tradicionales, muchos de los cuales tienen una reputación que cuidar y no pueden andar publicando una foto solamente porque se hizo famosa en Facebook.

Los mismos líderes de las “células” tienen la costumbre de caer en la cacofonía al repetir una y otra vez las mismas frases e ideas que solamente toman en cuenta los efectos y no las causas o las raíces de los temas en los que afirman estar tan interesados y de los que afirman conocer lo suficiente para defender sus causas.

Alguien por ahí me preguntó como comentario de la parte anterior de este análisis: “¿O sea que dices que está bien que se manifiesten por lo que se manifiestan, pero no está bien que sean ellos?” Y la respuesta que le daría es: ninguna de las dos. Me explicaré.

“Ser agitador universitario y mal estudiante, es fácil; ser dirigente revolucionario y buen estudiante, es más difícil”, dijo el médico y político socialista chileno Salvador Allende, con quien seguramente muchos de “los 132” se sentirían según ellos identificados si lo conocieran aunque sea de algún libro de los pocos que seguramente han leído… aunque no por las razones que debieran. Pero lo que esta frase de ese personaje (quien se suicidó antes de ser derrocado como presidente en un golpe de estado militar que llevó al poder a Augusto Pinochet) nos dice es que debemos preguntarnos ¿qué tanto saben “los 132” para suponer ellos que pueden discernir entre “la verdad que los hará libres” y el sesgo de perspectiva de la ignorancia que tanto alegan ellos quieren que el pueblo ya no sufra?

Los perfiles psicológico-sociales que analizamos el post pasado pueden darles fácilmente una idea de a donde va esto. A leguas se nota que un muy pero muy pequeño número de todos los que se dicen Yo Soy 132 y se unen a sus marchas podrían considerarse jóvenes que a pesar de su juventud ya tienen los suficientes conocimientos como para saber sobre lo que defienden.

¿Qué se puede esperar de un grupo de jóvenes que cuentan con muchos que dejaron la preparatoria por reprobar demasiadas materias? ¿Qué se puede esperar de ese grupo “estudiantil” si sabemos que entre sus filas existen demasiados “ultras” que nunca terminarán la universidad? ¿Qué podemos esperar de un grupo político de jóvenes en el cual la mayoría de sus líderes no son más que estudiantes de carreras artísticas o de humanidades quienes muy probablemente las estudian porque “no se les dan las materias exactas, las técnicas y las ciencias”? ¿Qué clase de mente analítica e intelectual pueden esos jóvenes haber desarrollado como para suponer que pueden saber qué es lo mejor para un país?

No me malinterpreten, los artistas son necesarios. Los que tienen talento. Y no dudo de que haya artistas con talento en las filas de Yo Soy 132, pero los artistas poco podrán hacer por el futuro económico/social de un país. Y, como les gusta mencionar a muchos de los 132 que seguramente estudian historia pero nunca la analizan científicamente, “el pasado lo prueba una y otra vez”.

Ni son correctas la mayoría de las ideas que tanto defienden “los 132”, ni es correcto que ese tipo de jóvenes se declaren “preocupados” por defenderlas. Bien lo dijo  el periodista Carlos Marín (de Milenio, uno  de los medios que “los 132” dicen “impuso a EPN“): “Para tener en realidad una postura política, hay que leer y hay que estudiar mucho.” En otras palabras, unos jóvenes que todavía ni la universidad han terminado no pueden tener la capacidad ni el conocimiento para estar en lo correcto al tratar de imponer sus ideas al pueblo mexicano, el cual apenas y comienza a pisar tierras democráticas.

Al parecer esto amerita una tercera parte… ¿qué opinan?

Yo Soy 132 Caricatura
 P.D. Y si a números vamos… ¿de qué se quejan ellos?

Analizando a los “YoSoy132”

Ya era tiempo que que escribiera sobre este tema. Desde que iniciaron hace ya dos meses en los tiempos del fulgor de las campanas electorales, “los 132” me parecieron solamente una moda más resultado de lo que ahora las redes sociales en la Web h…

#YoSoy132

Ya era tiempo que que escribiera sobre este tema.

Desde que iniciaron hace ya dos meses en los tiempos del fulgor de las campañas electorales, “los 132” me parecieron solamente una moda más resultado de lo que ahora las redes sociales en la Web han generado entre los jóvenes que las utilizan, es decir simplemente como un “meme” más.

Es  verdad que cada vez más personas de distintas edades utilizan internet, pero debemos aceptar que en gran medida son jóvenes los que proliferan en la web y  son jóvenes la gran mayoría de los usuarios que utilizan las redes sociales como Facebook y Twitter. Dicho esto debemos dejar sentado además que solamente cerca del 30% de los mexicanos tienen computadora en su casa. De esos solamente el 75% tienen acceso a internet y lo utilizan en su casa, y no todos esos usuarios son los que navegan varias horas al día y se la llevan en las redes sociales. Ese sector (en el cual se encuentran quienes han hecho famoso el movimiento Yo Soy 132), según un estudio del IPN, ocupa solamente el 35% de quienes tienen acceso a internet en su casa.

Ahora bien, ¿qué me lleva a escribir sobre el movimiento Yo Soy 132 si ya se ha escrito y se está escribiendo mucho sobre ello? Pues el simple y llano hecho de que hasta ahora no he encontrado en la web un análisis no social ni político, sino psicológico sobre el movimiento “estudiantil”.  Lo que al parecer se le olvida a muchos analistas es el hecho de que cualquier movimiento social y político no puede ser discernido racionalmente sin tomar en cuenta a las personas que los mueven y los originan. O dicho de manera coloquial: siempre hay que tomar las cosas de quien vienen. Tomando en cuenta esto, considero necesario, antes de hablar de las ideas, hablar (o mejor dicho escribir) de las personas que las pregonan.

No es lo mismo que Hitler diga que quiere que una sociedad progrese a que lo diga Nelson Mandela. No es lo mismo que Einstein diga que “la física nos acerca más a la mente de dios” a que lo diga el pastor evangelista (y uno de los promotores del método de adaptar los descubrimientos científicos al mito de la Creación) Ted Haggard. Muy seguido me encuentro en internet opiniones sobre que “lo que cuentan son las ideas y no las personas” que las pregonan. Nada más alejado de la realidad humana. Pero pasemos al análisis de los integrantes del movimiento Yo soy 132.

¿Han notado en las noticias nacionales que, independientemente del estado donde se lleve a cabo una marcha de ese movimiento, como que siempre vemos unos cuantos estilos de vestir y de apariencia física en la mayoría de los marchistas? ¿Cabello largo o un tanto despeinado o de colores extravagantes o con estilos retro o desaliñados, playeras con logotipos o diseños artísticos o comerciales pero que dan a conocer ideas de cierto grupo, brazos y piernas tatuados, gafas “retro”, pantalones rotos, y otros detalles del estilo? ¿Han notado también que los iniciadores del movimiento, los de has universidades privadas de México como “La Ibero”, no se parecen a la mayoría de los que marchan en las calles? A los líderes nacionales usualmente los vemos bien vestidos o vestidos con playeras de marcas de moda, hablando con el típico tonito de chico fresa y con el típico look de que asisten al gimnasio y les gusta peinarse?¿Ven alguna discrepancia ya que se ponen a analizarlo así?

Y que conste que no estoy siendo despectivo solamente por el aspecto. Analizando también las maneras de ser y de hablar de ambos tipos de integrantes de Yo Soy 132, nos podemos dar cuenta también de que los iniciadores y dirigentes son muy diferentes a la mayoría de los marchistas comunes que vemos en la calle gritando en contra de Pena Nieto y la “imposición de candidato de parte de los medios”. En otras palabras, un tipo de jóvenes inicio todo y otro tipo es el que hace la bola. ¿Qué con eso? A eso voy.

Los tres perfiles psicológico/sociales de “los 132”

Aleguen lo que aleguen, la mayoría de “los 132” no tienen ni idea de lo que según ellos promueven. De la misma forma que la politica tradicional manipula a la gente para meterla y mantenerla en sus filas o para que voten por los candidatos de los partidos, el movimiento Yo Soy 132 se aprovecha (igualmente sin darse cuenta en parte) de la tendencia de personalidad de ciertos individuos para que se les antoje militar en sus filas. Analizando ha muestra local de Tecate, la cual seguramente es un ejemplo de todo el país, el los perfiles psicológico/social de los que se dicen ser “132” y seguir sus proclamas son los siguientes.

El tipo “Mis padres no me comprenden”
Este es el típico joven que, a pesar de haber nacido y sido criado en una familia pudiente o al menos sin problemas económicos, siente que debe estar en contra de lo que le recomiendan sus padres. Siempre  tiene la idea de irse de su casa porque siente que su inteligencia y sus talentos son reprimidos por el estilo de vida de sus padres, solamente porque ha visto que existen ideas radicales y conoce a amigos “artistas” que saben según ellos “aprovechar la vida” y “revelarse contra lo establecido”.

Es tan común que esos jóvenes hayan crecido en una familia tanto estable como inestable emocionalmente. Ninguno puede quejarse de problemas económicos o de que le faltó económicamente algo en su desarrollo, pero algunos sí pueden quejarse de que a pesar de tenerlo todo en el aspecto materia, son hijos de familias disfuncionales emocionalmente. Así que en parte eso es lo que a un importante porcentaje de esos jóvenes les hace sentir que en su familia no tuvieron oportunidades, a pesar de que para muchos de ellos las oportunidades siempre las tuvieron cerca, pero simplemente no las supieron aprovechar o no siquiera les interesó.

Artistas frustrados tanto musical como plásticamente podemos encontrarlos en este perfil. De igual forma podemos encontrar aquí a los típicos “estudiantes eternos” que tardan varios años en terminar su carrera, la cual casi invariablemente será alguna de la rama de las humanidades, como teatro, historia, pintura, música, comunicación, etc. ¿Por qué creen que varias celebridades del ambiente artístico apoyan el movimiento? Claro que también existen unos cuantos que se van por el lado más técnico, pero esos son muchos menos.

¿Dónde nos encontramos a muchos de estos “132” si no es en una “marcha pacífica”? En los raves y en los “tokines”, a otros en las obras de teatro y en las inauguraciones de exposiciones de pintura al lado de la crema y nata de los “multicultis”, y por el estilo.

¿Qué le llama la atención del movimiento Yo Soy 132 a estos jóvenes “incomprendidos”? El sentirse dentro de sus filas que ya no están solos, que hay alguien que comparte sus “problemas” en contra del sistema. Normalmente este tipo de jóvenes tienden a ser o solitarios, o a tener un muy pequeño círculo de amigos que compartan sus actividades, y en “los 132” se encontraron el club que nunca tuvieron. Ahora ya tienen con quién y por qué manifestar su inconformidad con lo que sea… aunque su inconformidad siempre ha sido interna y parte de su personalidad. Simplemente ahora tienen en qué proyectarla.

El tipo “El sistema está contra mía”
Otro tipo mayoritario de jóvenes que se integran a las “células” Yo Soy 132 es el típico joven que en parte en realidad no ha encontrado oportunidades de ser quien es, pero con la diferencia de que no nació en cuna de oro, como dicen. La mayoría de estos jóvenes tienen un gran resentimiento en contra del “sistema”, achacándole (a veces con razón) la culpa de que no hayan podido superarse como lo hicieron otros. Invariablemente y al igual que los que sienten que sus padres no los comprenden, estos “132” tienden también a las artes y las humanidades, pero muchos de ellos no terminaron la preparatoria o simplemente no asistieron a la universidad. Otros tantos, en cambio, sí van a la universidad y son los típicos porros que igualmente o tardan en acabar su carrera o nunca la terminan.

Para este tipo de “132” lo mejor de estar en el grupo es la compañía y el sentirse que ahora sí forman parte de algo. Sentir que de esta forma ahora sí pueden externar sus sentimientos en contra del “sistema”, aunque ni idea tengan que a qué se refieren ellos y los que los acompañan con la palabra “sistema”. Aquí es donde se encuentran la mayoría de los que simpatizan con las izquierdas, al sentir que esa es la ideología que les dará lo que nunca les dejaron tener, según ellos, claro.

Lo paradójico de este tipo de jóvenes es que no se dan cuenta (o prefieren no darse cuenta) de que en los grupos Yo Soy 132 se están juntando con jóvenes que sí tuvieron oportunidades de las que ellos no gozaron, y que básicamente desperdiciaron. Esto nos lleva a suponer con bases que para ambos tipos de personalidad “132”, lo que interesa es estar en contra de algo en conjunto con más, y no necesariamente los ideales que proclamen o contra qué se expresen.

Al parecer en este grupo, estos dos tipos de jóvenes “rebeldes” encuentran simplemente a otros como ellos, lo que comprueba que cuando tu personalidad es de ese tipo, no importa si tienes o no las oportunidades, el caso es decir que no las tuviste por una u otra razón.

El tipo “Los mataditos ingenuos”
Otro tipo de personalidad que al parecer tienen algunos jóvenes que militan en Yo Soy 132 es el típico “inteligente matadito”, es decir, el joven estudioso que sin embargo aún no ha desarrollado su inteligencia analítica y crítica, sino solamente su inteligencia absorbente de conocimientos. Pero para que este tipo de joven encuentre atractiva la idea de juntarse con los “132”, al parecer debe haber crecido en una familia donde no aprendió desde pequeño a ejercer su racionalidad y se le fueron inculcados valores y conocimientos demasiado dogmáticos y que no concuerdan con la realidad fáctica actual, sino más con el tradicionalismo del pasado.

Aquí nos podemos encontrar al típico joven de buenas calificaciones que sin embargo encuentra difícil el utilizar sus conocimientos en la vida diaria o aplicarlos prácticamente. En gran parte la ingenuidad con la que ha crecido es la que lo hace pensar que los “ideales” por los que supuestamente luchan los “132” son los que debe defender. En otras palabras, anda con ellos porque no ha analizado los hechos y su tradicionalismo le hace creer que “lo importante son los ideales”.

Es importante recalcar que, mientras los primeros dos tipos de “132” difícilmente comprenderán la paradoja de militar en ese tipo de movimientos, varios de este último tipo, los “mataditos ingenuos”, solo necesitan madurar un poco para comprender que, hasta cierto punto, andar con los “132” va en contra de su propia personalidad. Otros, en cambio, solo son considerados inteligentes por mataditos… pero nada más no estudian y hasta reprueban… estos difícilmente se saldrán de Yo Soy 132.

¿Qué saben los “132” en realidad?
Hasta aquí les dejo el análisis por el momento. En el siguiente post analizaré por qué es importante relacionar los tipos de personalidad de los jóvenes Yo Soy 132 con lo que proclaman y por qué su movimiento no es lo que ellos se imaginan o les gusta pensar que es.

 

¿Qué pasó en Baja California?

Lo prometido es deuda. Después de analizar las elecciones nacionalmente, cómo fueron las elecciones específicamente en Baja California? Qué pasó en nuestro Estado? Quién ganó y cómo? A qué se le puede atribuir los resultados? Como dij…

Votos

Lo prometido es deuda. Después de analizar las elecciones nacionalmente, ¿cómo fueron las elecciones específicamente en Baja California? ¿Qué pasó en nuestro Estado? ¿Quién ganó y cómo? ¿A qué se le puede atribuir los resultados? Como dijo “Jack The Ripper”, vámonos por partes.

El Presidente de la República

A pesar de que también en nuestro Estado en general ganó el copetón Peña Nieto, las izquierdas en Tijuana le arrebataron (aunque por poco) dos distritos electorales al PRI/Verde, habiendo ganado en el 04 y en el 05, mientras que los restantes 6 (de los 8 distritos que conforman Baja California) los ganó el candidato copetón. 

Al parecer la izquierda ya se está convirtiendo en la segunda fuerza política también en nuestro Estado (el cual lleva varias administraciones panistas desde que ganó Ruffo Appel la gubernatura en 1989),lo cual nos puede decir que la fuerza del partido azul está disminuyendo con el tiempo en BC. Además, los datos de las votaciones muestran que la izquierda fuerte reside específicamente en Tijuana.

En cambio, el distrito al que pertenece Tecate (municipio priista históricamente), el 07, fue el que le dio más ventaja a Peña Nieto, con más de 66 mil votos, cuando el más alto del resto de los ganados por el PRI/VERDE solamente llegó a 57 mil sufragios rojiverdes.

Los Diputados Federales

En el caso de los diputados federales, la coalición PRI/VERDE también ganó todos los distritos menos uno, el 05 de Tijuana, que perdió Mariano San Román (salido del Partido Verde) ante el candidato del PAN Juan Manuel Gastélum por solamente 1000 votos. Las “malas lenguas” dicen que no ganó debido a que no fue totalmente aceptado por la coalición y en consecuencia no apoyado completamente por su propios seguidores.

Es importante aclarar que, aunque el PRI/VERDE ganó la mayoría, sólo el distrito 08 (de Tijuana) llegó a 62 mil votos, y en cambio el 07, al cual pertenece Tecate, se llevó casi 70 mil votos que obtuvo David Pérez Tejada. Al parecer el visitar el corazón de Baja California en repetidas ocasiones y el hecho de que Tecate siga siendo priista se sumaron y le concedieron una ventaja aplastante al joven militante priista propuesto por el Partido Verde Ecologista (a diferencia de Mariano San Román, quien salió del Verde Ecologista y fue propuesto por el mismo partido).

Los Senadores

Una historia muy diferente nos cuenta la carrera el Senado, ya que el PAN (de la mano de Ruffo Appel y Víctor Hermosillo) se llevó las senadurías al ganar en 5 de los 8 distritos electorales de Baja California.

En este caso el PRI no se llevó ningún distrito del estado, siendo las izquierdas, con Marco Antonio Blásquez y Marina Calderón, quienes se quedaron con tres distritos, el 03 de Ensenada, y 04 y el 08 de Tijuana. Con esto, además, el virtual senador de lista es el candidato/periodista de PSN Marco Blásquez, y no Eligio Valencia el PRI, por una diferencia de solamente 160 votos.

¿A qué puede deberse tan diferente historia para el PRI en Baja California, si todo lo demás lo ganaron? Los rumores y las explicaciones post-electorales ya se están esparciendo y la que más circula es que, ya que en el caso de Senadores no existía coalición PRI/VERDE y en presidente y diputados sí, muchas facciones del PRI mencionan que los votos nulos fueron la razón de que Eligio Valencia y Nancy Sánchez hayan perdido ante Ruffo y Hermosillo

¿Cómo los votos nulos? Sencillo. Según esta teoría, el hecho de que mucha gente votó por los dos partidos de coalición (PRI/VERDE) tanto en presidente como en diputados, confundió a muchos votantes, haciéndolos hacer lo mismo en el caso de los Senadores, los cuales competían cada fórmula por su propio partido y no en coalición (excepto en el caso de las izquierdas), lo cual anulaba el voto de quien marcara al PRI y al Verde Ecologista juntos en la boleta de Senadores.

Y la teoría tiene su validez y podría ser la única razón por la que los candidatos a senadores del PRI perdieran la contienda, pero solamente si no tomamos en cuenta el poder que obtuvo la izquierda principalmente en Tijuana, ciudad a la cual pertenecen los distritos que le dieron el segundo lugar a Marco Blásquez.

Un casi 8% de votos nulos en el caso de Senadores (y asumiendo que solamente una parte de esos son nulos para el PRI) solo le hubieran ayudado al partido rojo a empatar con el PAN, el resto dependía del trabajo de propaganda del propio PRI. Y aquí es donde nos encontramos con el resto de la historia que puede explicar el resultado no favorable para Nancy y Eligio.

Como casi todo lo que tiene que ver con acciones humanas, es muy raro que un solo factor haya sido la razón de ser de un resultado. Como dicen en Nat Geo “los accidentes son comúnmente el resultado de una serie de eventos” y no de uno solo. ¿Cuáles fueron los eventos?

El primero es el caso de los votos nulos. Obviamente influyeron. La falta de información tanto del IFE como de los propios promotores del voto hacia los votantes influyó para que se confundieran y los candidatos a senadores del PRI perdieran.

El segundo es el caso muy conocido de “las bolitas”. Como comúnmente pasa, solo es necesario analizar de quiénes vienen ciertas afirmaciones que no necesariamente son la única explicación, para saber que es probable que escondan algo más que no les conviene. Y lo que no les conviene a ciertos grupos es aceptar que no se esforzaron igual para promocionar a unos candidatos que a otros de su propio partido.

Un ejemplo claro de esto son los resultados de las casilla de Tecate: en la gran mayoría el PRI ganó en Presidente y Diputado Federal, pero en el caso de los Senadores no se ganó en ciertas áreas de Tecate en las cuales en cambio sí se ganó en el resto de los candidatos. Es decir, los senadores no perdieron consistentemente en todas las casillas, sino solamente en ciertas áreas. ¿Quiénes del PRI se encargaron de promover el voto en esas áreas? He ahí el dilema.

El tercer punto es claramente la dupla de candidatos al Senado. No se puede descartar la tradición que representa Ruffo Appel para la política panista en Baja California. El primer gobernador del PAN en BC obviamente jaló votos hasta de votantes que no necesariamente hubieran votado por él si tuvieran frente a ellos una opción más atractiva o conocida. Además, seguramente la imagen de Ruffo convenció mucho más fácil a esos panistas que ni por Josefina Vázquez Mota votaron.

La opción atractiva (y no me refiero solo a físicamente) en la dupla de candidatos a senadores por el PRI era Nancy Sánchez Arredondo. Sin embargo el hecho de que fuera en fórmula junto con Eligio Valencia (un candidato que no es muy bien aceptado entre algunos de los mismos priistas), naturalmente afecta los esfuerzos de campaña que tiene que dividirse en muchos de los casos favoreciendo (y desfavoreciendo) al candidato principal, en este caso Valencia Roque.

En otras palabras, por Nancy Sánchez no quedó. Y al parecer tampoco por el municipio de Tecate, donde a pesar de la falta de votos para tener una amplia diferencia, el PRI ganó también en el caso de candidatos a Senadores, no así en la mayoría de Baja California.