El liderazgo político

Se acercan las campañas electorales en México y otros países de Latinoamérica. Con ello llega la guerra publicitaria y propagandística con la cual la ciudadanía tendrá que lidiar para obtener la información que necesita para seleccionar a quien consideren la mejor opción varias opciones de candidatos que promocionan su supuesto liderazgo político.

Pero ¿qué se supone que es lo que seleccionamos como ciudadanos de un país democrático, cuando decidimos votar por algún candidato? ¿Por qué es necesario y qué tan importante es en realidad?

Es más, ¿por qué existen los gobernantes e inclusive los políticos? ¿Qué debemos buscar en un candidato a la hora de elegir entre las opciones disponibles? ¿En qué consiste el liderazgo político?

Necesitamos líderes

Como animales sociales, los seres humanos necesitamos líderes para funcionar en sociedad. Conforme nuestra especie se adaptó a vivir en grupos de individuos cada vez más numerosos, un método fue necesario para organizar y llevar esa organización social en favor de la sobrevivencia como grupo, y la figura del líder evolucionó para ejercer el rol de ese individuo que mantiene la estabilidad social del grupo, ya sea uno de lobos, uno de chimpancés, o uno de humanos.

Así que, el origen del líder político no es ni cultural, ni moderno. Es por esto que cualquier forma de gobierno u organización social requiere liderazgos, y por lo que una sociedad anarquista no funciona por mucho tiempo, independientemente de lo que a algunos les guste creer.

Más al respecto: Por qué necesitamos líderes

Un político es (o debería ser) un líder

Precisamente la funcionalidad de un dirigente o gobernante en una sociedad democrática es la de ejercer el liderazgo que la misma sociedad le asigna de preferencia natural y orgánicamente. Ningún político debería buscar ser un gobernante de gente si no es o no tiene la capacidad de ser líder.

Y ser líder quiere decir que tienes la capacidad de dirigir y organizar a un grupo social casi por naturaleza. El líder es en quien la gente naturalmente confía para que decida por ellos y en quien confían para dirigir los esfuerzos en favor del grupo en general, por el simple hecho de que llegar a una organización y ejecución de decisiones que urgen entre todos, no sería ni realista ni práctico. Y aquí la necesidad de la capacidad de liderazgo tanto emocional como practico del líder.

Más al respecto: 10 puntos para ser un mejor líder

Esta ahí por ti, no por él o ella (o al menos debería)

Y aquí viene el gran problema de los políticos que buscan ser líderes de sociedades en un puesto público antes de serlo naturalmente: no quieren ser líderes por los demás, sino por su propia necesidad psicológica de alcanzar una posición de poder.

La practicidad evolutiva (la razón por la que existen en nuestra especie) del líder depende del objetivo que cubre originalmente: ser el primero o la primera  en defender al grupo y su organización social ante las amenazas externas e internas.

Un líder de grupo no esta ahí solamente para que le digan líder o ejercer autoridad, sino para hacer por el grupo el trabajo que todos juntos le asignan y por el cual recibe los mejores alimentos, el mejor trato y el respeto que se gana por ser el primer individuo en saltar a la batalla por el bien común, a costa de su propia seguridad cuando es necesario.

Y díganme, ¿cuántos políticos así conocemos en la actualidad en un país latinoamericano en vías de desarrollo? ¿Cuántos ejercen ese tipo de liderazgo político?

Profundizamos sobre este tema: El objetivo es más importante que el rol

Candidatos

Proyección vs. capacidad

¿Cómo se que alguien es líder o solamente es alguien que se cree líder? Esta es una pregunta difícil de contestar porque en la actualidad existe una disonancia cognitiva con la que nuestros ancestros difícilmente tenían que lidiar: hoy muchos pueden fingir que son líderes.

A algunos de ellos, la sociedad les puede creer porque adoptan conscientemente muy bien ciertos aspectos externos y de autoridad que debe tener un líder. Para bien o para mal, evolucionamos para juzgar rápidamente ciertos aspectos externos de las personas y llegar a conclusiones inconscientes para ahorrar tiempo y esfuerzo. Por mucho tiempo les funcionó a nuestros ancestros. Pero ahora esa tendencia nos hace juzgar precipitadamente aspectos que muchos fingen para parecer líderes reales.

Ni siquiera necesitan fingirlos. Existen casos en los cuales un político tiene “el porte”, pero solamente eso. Sin embargo, esta es la razón por la cual existen muchos gobernantes que resultan elegidos solamente por razones superfluas que los hacen parecer lideres, pero quienes internamente carecen del resto de las características necesarias para en realidad dirigir la vida de su gente.

Normalmente, un líder nato o natural simplemente se nota, porque orgánicamente toma responsabilidades y la sociedad le comienza a asignar autoridad en consecuencia. Sin embargo, de la misma forma que hoy existe el maquillaje, los relojes y muchas formas de fingir belleza o estatus, también existen muchas formas de fingir liderazgo político. Y es muy diferente autoridad de liderazgo.

Más al respecto: Los líderes escuchan más de lo que hablan

El problema del liderazgo político

Elegimos gobernantes porque nuestra sociedad humana, evolutivamente y desde antes de ser modernos, necesita de figuras con liderazgo que le ayuden al grupo a decidir y ejercer las acciones necesarias para su supervivencia y en favor de toda la comunidad. Aquí radica la importancia, en una sociedad democrática, de elegir a nuestros gobernantes e impulsar a los liderazgos reales a que se postulen como candidatos.

Pero cuando la sociedad no comprende ni actúa en este respecto, termina con candidatos que no tienen ni la capacidad ni las intenciones reales de liderar al grupo en beneficio general por encima del propio.

Y así es como termina un país, un estado o una región con candidatos entre los cuales no existe una opción de liderazgo capaz, práctico y que respete el origen evolutivo de la necesidad de líderes de un grupo social.

Si te interesa saber más sobre cuál es ese origen, debes conocer el concepto de Ambiente de Adaptabilidad Evolutiva; así comprenderás mejor la disonancia en la que estamos hoy en cuanto a muchos aspectos, incluida la dificultad de decidir a nuestros gobernantes.

Para seguir con el tema: Los líderes y el estrés

Que lo demuestren

El tema es largo y lo seguiremos, pero hasta aquí con lo que podamos quedarnos es esto: lo que debemos hacer como individuos y como sociedad, para comenzar, es exigirle no solamente a los gobernantes ya elegidos, sino a los aspirantes a líderes políticos (desde el principio) que demuestren no solamente su capacidad, sino principalmente su vocación de trabajo por los demás, no por ellos mismos.

Que demuestren que están dispuestos a saltar primero al peligro cuando sea necesario en favor de su comunidad sin importarles su reputación, estatus, fortuna o inclusive su seguridad. Desde el principio. Desde que ese joven (o no tan joven) quiere quedar bien con su comunidad dándose a conocer como alguien que desea trabajar por todos.

No nos vayamos solamente por la apariencia o lo que pueden fácilmente fingir, analicemos y cuestionemos su marca personal completa.

El liderazgo tiene sus problemas, y una persona con liderazgo político de verdad debe saber superarlos.

A ver si es cierto.

Lider Político