La importancia de tu sitio web

Como profesional del desarrollo web desde hace más de 10 años, me entristece que en nuestro país, hasta la fecha me siga encontrando con el tipo de clientes que dice:

“Quiero un sitio web. Lo necesito. Pero ¿puedo hacerlo yo mismo?”

Y es claro que el “pero” es debido a que, a pesar de que  comienzan a comprender la importancia de tener una presencia web, hasta la fecha dudan de que la inversión en ese respecto esté lo suficientemente justificada.

Y posiblemente hasta hace algunos años esa duda era válida para algunos negocios. Pero en el mundo real moderno, las consecuencias de no tener un sitio web o de tener uno poco o nada profesional, son más importantes y afectan más de lo que muchos piensan.

Y la respuesta a la pregunta es: sí, sí puedes hacerlo tú mismo. De la misma forma que tú mismo puedes hacer tus muebles: o te tardarás en hacerlos bien, o los harás menos que bien y al final tendrás que contratar a un carpintero o comprar unos nuevos.

La falacia de “hazlo tu mismo”

La cruda realidad es que, por más que existan servicios que te venden la idea de que un sitio web “profesional” puede ser creado “fácilmente” por cualquiera que sepa utilizar una computadora para trabajo de oficina, esto no es verdad.

Es verdad que cada vez es más fácil crear sitios web con herramientas relativamente fáciles de usar, pero ¿por qué crees que existen agencias especializadas en ello, y de hecho cada vez hay más? Obviamente no es porque cualquier dueño de un negocio puede hacer un sitio web profesional fácilmente.

El desarrollo web, aunque por encima parezca fácil, implica una serie de conocimientos y técnicas que además están en constante evolución, las cuales nadie que no se dedique a ello profesionalmente puede dominar ni en parte lo suficiente como para diseñar y desarrollar un sitio web profesional que cumpla no solo con los estándares técnicos (que de por sí cada vez son más), sino con las necesidades específicas mercadológicas del negocio.

No es profesional cuando…

Así que, mientras muchos negocios aun batallan para justificar lo que invertirían en un sitio web profesionalmente desarrollado, a continuación listo los principales errores que contienen precisamente los sitios web poco o nada profesionales.

  1. Está demasiado atestado. Los sitios web saturados no solamente son poco funcionales en cuanto a la percepción del contenido, sino que además visualmente resultan poco creíbles. Un sitio web profesional no es el que tiene más información en una sola página, sino el que transmite el mensaje más importante para el propósito específico del sitio web, en pocos elementos. Un encabezado, un texto corto, una foto llamativa, una llamada a la acción… y eso es todo.
  2. Tiene problemas de contenido. Como ya se pregunta desde hace años en internet: el contenido es el rey. El contenido útil para el usuario del sitio web es el aspecto más importante para la funcionalidad del sitio y para que sea fácil de encontrar en los buscadores. Y el correcto contenido de un sitio web no depende solamente de aspectos técnicos sino de variables estratégicas relacionadas con el marketing y la psicología.
  3. No cumple con las expectativas del usuario. En una encuesta reciente, Hubspot encontró que más de 75% de quienes respondieron dijeron que la característica más importante de un sitio web es su facilidad de uso. Así que la primera regla para la gran mayoría de los sitios web es que si no es fácil de navegar tu sitio te estará costando más dinero. A esto agreguémosle que cada perfil de usuario visita un sitio con expectativas específicas que solamente uno desarrollado profesionalmente puede tomar en cuenta.
  4. Utiliza demasiada “interactividad”. De acuerdo a un estudio de Adobe, casi el 40% de la gente se irá de un sitio web si sus imágenes tardan demasiado en cargarse. La llana realidad es que cuando los usuarios no encuentran lo que buscan rápido, es muy probable que simplemente se vayan. Lamentablemente, hasta la fecha existen esas “agencias” que creen que entre más elementos e interactividad un sitio web será más “profesional”. Nada más alejado de la realidad.
  5. No implica el involucramiento del negocio mismo en el proceso y en su funcionamiento. Porque un sitio web no es algo que te hacen y así se queda. Ni siquiera es el caso de un edificio. Un sitio web profesional implica la colaboración continua de los miembros del negocio si desean que ese sea realmente funcional y se siga manteniendo así, y cualquier agencia o profesionista en el ramo se lo deja claro a sus clientes y fomenta que se involucren.

¿Qué hace a un sitio web profesionalmente desarrollado?

Un sitio web bien hecho y profesionalmente diseñado le ayudará a tu negocio a encontrar nuevos clientes, mantener a los existentes y lo mantendrá en la parte superior de las búsquedas en Google.

Y no, ese sitio web no es de los que puedes hacer “tú mismo y fácilmente”. ¿Qué implica? Eso lo trataremos en un siguiente post.