Cuida tus catalizadores

De la misma forma que una célula necesita de enzimas para fomentar las reacciones químicas para llevar a cabo sus actividades cruciales para la sobrevivencia de todo el organismo, los equipos de trabajo en particular y las empresas u organizaciones en general, necesitan de catalizadores.

En los equipo de de los cuales hemos sido parte, todos hemos conocido a ese o esos miembros que no necesitan motivación extra para llevar a cabo su trabajo e inclusive para fomentarlo en los demás. Nos los encontramos en los pasillos de un lado a otro o en sus oficinas o escritorio a altas horas de la noche.

Pues precisamente en la mayoría de las organizaciones son ellos, los catalizadores, quienes hacen que los proyectos avancen, que los equipos de trabajo sean productivos y que la empresa no deje de innovar.

Los catalizadores son las personas que hacen que las cosas pasen. En otras palabras, una empresa o equipo sin catalizadores no puede alcanzar su potencial y solamente trabajará, como dicen, por inercia, avanzando solamente lo que sea necesario para cumplir con los objetivos básicos.

Aunado a lo anterior, es muy probable que sea un catalizador la persona que le ayudará a la organización en los momentos de mayor reto, ya que son quienes primero desean tomarlos.

Por esto, es la responsabilidad de todo líder de equipo, empresa u organización siempre debe detectar y mantener a los catalizadores. Además aun quienes no sean líderes deben también ser consciente de la existencia o falta de catalizadores.

Sin embargo, por distintas razones, no siempre están tan a la vista de todos y, peor aun, no siempre son fomentados. Asi que ¿cómo los ubicamos?

Cómo reconocer a los catalizadores

  1. Son expertos en su área. La mayoría de los catalizadores, como las enzimas en ls reacciones químicas, son especialistas específicos en alguna o unas cuantas áreas. Normalmente se la pasan inmersos en su trabajo porque los apasiona lo que hacen.
  2. Son creativos. Una catalizador buscará que las cosas se hagan no necesariamente de la manera tradicional y siempre está al tanto de áreas de oportunidad que otros no detectarán tan fácilmente.
  3. Aportan. Una de las principales cualidades de un catalizador es que con tal de que las cosas pasen, dan a conocer su opinión en cualquier oportunidad que consideren servirá para que un proyecto avance, además de que aportarán más tiempo que los demás al mismo.
  4. Son responsables y comprometidos. A un catalizador no necesitarás darle muchas órdenes. Por naturaleza son personas que buscan que los proyectos avancen poniéndose sus propias metas sin necesidad de supervisión. Con tal de que las cosas pasen, los catalizadores ponen mucho más de su tiempo, sus recursos y hasta su dinero para el avance del equipo en general o de proyectos específicos. No buscarán el cómo no, sino el cómo sí.
  1. Están en constante aprendizaje. Un catalizador nunca se quedará con lo que ya sabe y se ocupa en mantenerse al día en los conocimientos necesarios para su campo de acción. Son quienes más gustan de asistir a cursos, conferencias o talleres de temas que les interesan.

Un equipo no puede conseguir objetivos más grandes o avanzar al siguiente nivel sin catalizadores que muevan el trabajo, al equipo y hasta a los propios líderes. Por esto es imperativo, después de reconocerlos, fomentar todas esas características que los hacen valiosos para la organización

Cómo mantener a los catalizadores en el equipo

  1. Escúchalos. Debido a su naturaleza de buscar que los proyectos avancen y de estar en constante aprendizaje, lo catalizadores siempre tendrán opiniones valiosas e innovadoras que pueden ayudar a la organización. Sin embargo, no siempre son escuchados y no hacerlo es el primer paso para desaprovecharlos.
  2. Asígnales responsabilidades. Rara vez un líder se equivocará al asignarle alguna posición de responsabilidad o autoridad a un catalizador. De cualquier forma, los catalizadores son los miembros del equipo que seguramente ya hacen que otros miembros se muevan, debido a su reconocida eficiencia.
  3. Delégales liderazgo. Casi cualquier catalizador experto en su área puede llegar a desarrollar liderazgo crucial para el desempeño de la empresa y de equipos específicos. Es común que los catalizadores ya sean respetados como autoridades en su campo y lo único que necesitan es la delegación de autoridad para ejercer su responsabilidad natural de una manera más amplia.
  4. Fomenta su creatividad. La naturaleza de buscar soluciones alternativas es una de las principales cualidades que se deben fomentar en los catalizadores de un equipo, y darles oportunidad de experimentar implementando esas soluciones, es la mejor forma.
  5. Ayúdalos a crecer. Los catalizadores deben ser los primeros en la fila para asistir a cursos, conferencias, talleres, postgrados y recibir aumentos salariales o bonos especiales. De igual forma, asignarles mentores que los ayuden a crecer en su propia o en otras áreas es otra manera de fomentar su crecimiento personal y profesional.

Así que, a cuidar y fomentar los catalizadores. Puede ser lo mejor para la organización o empresa. Incontables son los ejemplos conocidos (y seguramente muchos más los desconocidos) de organizaciones que destacan gracias al trabajo de sus catalizadores de equipos.

Y ahora que conocemos a quienes hacen que las cosas pasen, ¿y qué hacemos con quienes hacen que las cosas se retrasen? Sobre los eslabones débiles trataremos en un siguiente post.