Facebook para tu marca personal

Facebook definitivamente puede ser una de tus más útiles herramientas en la construcción de tu marca personal. Aunque LinkedIn es la red social específica para los profesionistas, Facebook sigue siendo la red social web con más usuarios, y difícilmente dejará de serlo.

Aun así, muchos profesionales la relevan a segundo plano después de LinkedIn, pero debido a su tamaño y constante y rápida evolución, Facebook no puede ser ignorada a la hora de formar parte de la mezcla promocional de tu marca personal.

Una herramienta versátil

La red social fundada por Mark Zuckerberg te puede ser útil, como lo ha hecho y sigue haciendo para muchos, como un medio no solamente para darte a conocer ante tu red de amigos, sino para compartir tus ideas, conectarte con más personas y empresas, establecerte como un experto en tu profesión, educar a tu audiencia sobre los temas que te interesan, y hasta promover directamente tu negocio.

El reto en cuanto a la construcción de tu marca personal es dominar el hecho de que Facebook, de la misma forma que puede ser de ayuda para tu imagen profesional, puede convertirse en un obstáculo si no sabes cómo utilizarla.

Es decir, una cosa es utilizar Facebook con visión de marca personal, y otra muy diferente es utilizarlo sin visión alguna. Y sí tu visión ya no es la de un adolescente interesado solamente en llamar la atención, es hora de aprovechar esa red para tu futuro profesional.

Cómo manejar tu marca personal en Facebook

Además de clarificar tu propósito, compartir el contenido correcto y periódicamente, así como tener tu sitio web personal aparte de cuenta en Facebook (puntos que ya tratamos en un post anterior), el uso de la red social web más famosa como una herramienta para tu branding personal conlleva una serie de puntos que debes tomar en cuenta y poner en acción para aprovecharla con efectividad.

  1. Utiliza la foto de perfil adecuada. Olvida la foto de tu perro o de tu gato como foto de perfil. Ningún profesional proyectará seriedad con otra imagen que no sea la de su persona en su foto de perfil. Además ocúpate de que sea una foto lo más profesional posible y que transmita la esencia de tu personalidad que consideras se adapta mejor a tu marca personal. No tiene que ser una foto profesional, pero si puedes consigue una sesión fotográfica para esto.
  2. Llena todo lo necesario de la sección Sobre Mí.  No dejes en blanco ninguna información relevante para tu audiencia, tus clientes, tus posibles empleadores o gente influyente en tu mercado. Además mantenla actualizada. Dónde trabajas, dónde has trabajado, qué y dónde estudiaste, tus intereses y todas esas cosas, son más relevantes de lo que crees para ayudarle a la gente a familiarizarse con y a reforzar tu marca personal.
  3. Crea tu URL personalizado. Un aspecto muy importante a la hora de compartir tu perfil no solo en línea sino en el mundo real. Nunca te olvides de establecer tu URL personalizado lo más apegado posible a tu nombre personal, de empresa o artístico que deseas sea por el que te conozcan. Nunca  olvides que tu perfil de Facebook debe aparecer en tu tarjeta de presentación impresa.
  4. Ajusta la privacidad. Debido a que al final Facebook es una red concebida para hacer amigos y convivir con ellos, utilizar esta red para tu branding personal es un juego de balanceo entre lo público y lo privado. Por eso debes aprender a determinar cuáles contenidos podrán ver tus amigos solamente y cuáles el público en general. Quiénes te puede contactar, quiénes pueden ver tus publicaciones, quiénes pueden publicar en tu perfil, quienes pueden saber a qué escuela fuiste, te podrán o no etiquetar, y todas esas cosas. La foto de tu fiesta le puede ser de muy poco interés a tus colegas pero de mucho interés a tu familia.
  5. Planea tus publicaciones.  Además de la consistencia, las otras reglas para establecer tu marca personal en las redes sociales es la definición y la periodicidad de lo que publicas. Define de antemano la información que consideras importante establecer periódicamente y que te ayudará para que los demás reconozcan tu marca personal. Los lunes de esto, los viernes de aquello. Conforme acostumbres a tu audiencia al contenido correcto de manera periódica, tu marca personal en línea se cimentará. No siempre será posible, pero debe ser tu objetivo.
  6. Cuida tu reputación en línea. Tu madre estaba en lo correcto: cuida con quiénes te juntas y tus palabras tanto en privado como en público. Escoge a tus amigos cuidadosamente. No aceptes invitaciones de amistad de cualquiera y si lo hiciste es recomendable filtrarlas y no tener amigos solamente para aumentar el número. Además, sigue siempre la regla de respirar y esperar 30 segundos antes de emocionalmente compartir alguna publicación o comentario. La mayoría de las veces un comentario emocional solamente le causará daño a tu marca personal. No te involucres en polémicas innecesarias ni contestes emocionalmente a comentarios o ataques personales
  7. 80% contribuye y 20% promueve. La esencia del branding personal en la era digital del marketing de contenidos es la de contribuir y ayudar a los demás de manera que esto te establezca como una autoridad o experto en tu ramo. Además, las personas son más susceptibles de acudir profesionalmente a alguien que ya les demostró antes sin pedirles nada a cabio que a alguien que en la primera oportunidad se hace publicidad a sí mismo. Claro que Facebook también es una herramienta para vender, pero tu marca personal no se forma ofreciendo tus servicios, sino demostrando tus ganas de ayudar a los demás con lo que sabes o haces. Así que, como dice Gary Vaynerchuck, “Da, da, da, da, luego pide”.